El blog

paseo por Sitges

Sitges es, sin duda, uno de los lugares más bonitos donde perderse. Las calles de su casco antiguo son un auténtico reflejo de lo que fue esta población en época medieval, donde aún se conserva parte de la muralla que rodeaba el núcleo primitivo de la villa.

Paseando por estas calles nos encontramos con edificios emblemáticos como el Palau Maricel y el Museu Maricel, que acogen exposiciones y eventos culturales casi todos los días del año. A escasos pasos nos encontramos con el Cau Ferrat, que fue la casa estudio de Santiago Rusiñol y que actualmente es un  museo de visita obligada para los amantes del arte. Muy cerca se levanta frente al mar el edificio Miramar, con interesantes exposiciones entre las que descubrirás artistas locales con gran talento. Sin abandonar la fachada marítima de Sitges, avanzamos hacia la icónica Punta de Sitges, la iglesia que se alza en un pequeño montículo con unas excepcionales vistas. Junto a ella, una réplica del cañón que defendió al municipio de ataques de piratas berberiscos.

 

 

Bajando las escaleras de La Punta, nos encontramos con la escultura de la Sirena, que forma parte del parque escultórico que se distribuye por decenas de calles formando un auténtico museo al aire libre. Y, a nuestros pies, el famoso Paseo de Sitges, tres kilómetros para pasear centre las palmeras y el mar.

 

 

Caminando hacia el lado opuesto al paseo Marítimo, pasando por la playa de San Sebastián y continuando por el paseo de la playa de Balmins, llegaremos al Puerto de Aiguadolç, donde disfrutaremos de la fresca brisa del Mediterráneo, de unas espectaculares vistas y nos perderemos por las callejuelas del pequeño poblado marinero. El puerto de Sitges ofrece una amplia oferta gastronómica que hará las delicias de los paladares más exigentes, deliciosos platos y menús enmarcados en un paraje incomparable.

 

Si nos dirigimos hacia el centro,  nos encontraremos con las casas de los indianos, ostentosas mansiones de estilo modernista o neoclásico del siglo XVIII, construidas por sitgetanos que viajaron a Cuba y a otras colonias españolas, regresaron con grandes fortunas  que les permitieron construir estas magníficas casas, en las que se mezcla la esencia del Mediterráneo con la del Caribe en una armonía que hace de Sitges una ciudad única.

Y, por supuesto, no podemos terminar este artículo sin mencionar el parque natural del Garraf, un paraje único que hace las delicias de todo aquel que decide emprender alguna de sus rutas, aquí te dejamos algunas que nos parecen excepcionales:

  • Camino de Ronda de Sitges a Vilanova i la Geltrú, donde descubrirás preciosas calas y te llevará hasta el faro de Vilanova. Un trayecto de 7 km de ida, la vuelta se puede hacer en tren.

 

  • Ermita de la Trinitat, un trayecto de unos 6 km aproximadamente, pasando por la Creu de Sant Isidre. La Trinitat es una pequeña ermita marinera, ubicada en la cima de la montaña que forma la Punta de la Ferrosa, con unas vistas espectaculares que van desde la punta del Llobregat hasta el cabo de Salou.

, Un paseo por Sitges

Open chat
Hola👋
Soy Jaume de Living Sitges, ¿En que puedo ayudarte?