El blog

indianos

Los que nos conocéis sabéis que nos apasiona Sitges, su calidad de vida, sus playas, el parque natural del Garraf, su clima, su gente, sus eventos…  Pasear por Sitges es un auténtico placer, y uno de sus múltiples atractivos es su riqueza arquitectónica. Edificios emblemáticos como el Cau Ferrat, casa-estudio de Santigo Rusiñol y punto de encuentro de artistas del modernismo, el Palau Maricel, construido en 1910 por ‎Miquel Utrillo… configuran una de las zonas más bellas de Sitges.

Una de las cosas que más nos fascina es la belleza de las lujosas casas de los Indianos, de estilo modernista o neoclásico, impregnadas de la esencia cubana del siglo XVIII. Un estilo arquitectónico que embellece las calles de Sitges y despierta la curiosidad de muchos, ya que resulta extraño encontrar este tipo de casas en un municipio tan mediterráneo como Sitges.

 

¿Pero cómo es posible que Sitges, una localidad de esencia mediterránea, con casitas típicas de pescadores, albergue también ostentosas mansiones modernistas con alma cubana?  ¿Qué tiene que ver Sitges con Cuba?

Resulta que al entrar en vigor la Ley de Libre Comercio con América del año 1778, muchísimos jóvenes de Sitges viajaron a Cuba y otras colonias españolas con la intención de hacer fortuna.

 

Algunos triunfaron creando sus propias empresas y amasaron grandes fortunas. Un buen ejemplo es Facundo Bacardí, hijo de Sitges y fundador de Ron Bacardí.

A estos emprendedores se les conocía como “indianos”, al empezar la guerra de Cuba, muchos regresaron convirtiéndose en la nueva clase burguesa de Sitges. Y fue entonces cuando construyeron las lujosas casas y mansiones que le dan a Sitges ese toque especial que mezcla la esencia del Mediterráneo con la del Caribe en una armonía que hace de Sitges una ciudad única.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.